lunes 23 octubre, 2017
  • A
  • A
  • A

Chile vs. Uruguay: Las diferencias de la renovación en el éxito

Dese que el ‘Maestro’ Tabárez asumió en la 'Celeste', el combinado oriental no sólo asumió una forma de jugar, además comenzó un proceso integral en todas las selecciones, pudiendo nutrirse de valores jóvenes. La ‘Roja’, con títulos en el mismo periodo, poco sumó de sus series menores.

Por Felipe Valencia S.

La no clasificación de la selección chilena a Rusia 2018 sigue siendo una herida difícil de sanar. A poco más de una semana de la derrota ante Brasil, que terminó por sellar la ausencia de la ‘Roja’ de la cita plantearía, varias son las conclusiones que se han sacado respecto del fracaso, una de ellas es la tan mencionada renovación.

Desde la aparición de la ‘generación dorada’ y el arribo de Marcelo Bielsa a la Selección, es indesmentible el ascenso de la ‘Roja’, pues en estos 10 años el ‘Equipo de Todos’ logró clasificar a Sudáfrica 2010, Brasil 2014, se consiguió el título de la Copa América 2015, la Copa Centenario 2016 y se llegó a la final de Copa Confederaciones 2017. Sin embargo, todo fue con la misma base de jugadores, casi sin agregar nombres nuevos como alternativa.

Formacion_Chile_Brasil_PS_2017Las generaciones de los Mundiales Sub 20 en 2005 y 2007 se han llevado casi todo el peso de este proceso destacando nombres como Cristopher Toselli, Gary Medel, Mauricio Isla, Alexis Sánchez, Arturo Vidal, Gonzalo Jara, Marcelo Díaz, José Pedro Fuenzalida, junto a otros que perdieron protagonismo como Carlos Carmona y Matías Fernández. Junto a esos nombres, la selección chilena fue tomando forma con Claudio Bravo, Jhonny Herrera, Waldo Ponce, Jean Beausejour, Mark González, Humberto Suazo, Mauricio Pinilla, Esteban Paredes, Jorge Valdivia, etc.

La irrupción de Charles Aránguiz y Eduardo Vargas ayudó a darle otro plus al equipo, nombres que se potenciaron con el arribo de Jorge Sampaoli a la ‘Roja’, momento en que también destaca la inclusión de Felipe Gutiérrez, Francisco Silva o Miiko Albornoz, quienes bajo el mando del casildense fueron habituales en las concentraciones y no pocas veces en las formaciones titulares.

Sampaoli casi no recurrió a la generación que disputó el Mundial Turquía 2013, a pesar que mientras dirigió a Universidad de Chile conoció de primera fuente a Igor Lichnovsky, Valber Huerta, Sebastián Martínez o Ángelo Henríquez. Juan Antonio Pizzi sí comenzó a tener en cuenta varios de los nombres dirigidos en esa época por Mario Salas, resaltado los nombres de Felipe Mora y Nicolás Castillo, este último con más minutos pero sin lograr la titularidad.

Leonardo Valencia, Enzo Roco, Paulo Díaz, Erick Pulgar, Ángelo Sagal, Óscar Opazo y Martín Rodríguez son algunos otros nombres jóvenes que se hicieron frecuentes en las nominaciones bajo el mando de ‘Macanudo’, algunos aprovechando su oportunidad en la China Cup en enero de 2017, pero sólo terminaron alargando el banco de suplentes, lejos de disputar mano a mano un puesto de titular en los torneos por los puntos.

URUGUAY SUPO REINVENTARSE
Un buen paralelo se puede hacer con Uruguay en el mismo periodo de tiempo. Desde que asumió la Selección adulta, Óscar Tabárez no sólo diagramó un plan para los años venideros con el equipo que dirigiría él, además estructuró en plan de selecciones para trabajar bajo una misma idea, sin dejar de lado jugadores símbolos que ayudaron al desarrollo de los talentos. Los números hablan por sí solos, pues cerca de 20 seleccionados juveniles no sólo son parte del plantel, además han sumado minutos en partidos por los puntos.

Paraguay_Uruguay_celebran_2017_GettyCon una base experimentada en torno a Diego Lugano, Diego Forlán o Sebastián Abreu, el ‘Maestro’ logró el cuarto puesto en la Copa América 2007, comenzando poco a poco una renovación que terminó con jóvenes Diego Godín, Luis Suárez, Edison Cavani, Nicolás Lodeiro y Martín Cáceres siendo participes del cuarto puesto en Sudáfrica 2010 y el título de Copa América 2011 en Argentina.

A pesar de los malos momentos que la ‘Celeste’ vivió en el camino a Brasil 2014, el ‘Maestro’ no claudicó en su idea y las buenas actuaciones a nivel juvenil, (segundo lugar en el Mundial Sub 20 de 2013 en Turquía), permitió rescatar nombres como Gastón Silva, José María Giménez, Giorgian de Arrascaeta y Diego Laxalt, que se sumaron a otros nombres de la generación 2011 como Matías Vecino, Diego Rolan y Camilo Mayada.

Las eliminaciones en octavos de final de Brasil 2014, además de quedar fuera en cuartos en Copa América 2015 y 2016, no cambiaron la forma de trabajo en Uruguay, que siguió acudiendo al trabajo en inferiores para sumar nombres a un plantel que en su base se mantuvo inalterable, pero siempre encontrando un respiro en las juveniles. En el camino a Rusia 2018, son 21 los jugadores nuevos en las convocatorias que tuvieron participación en selecciones juveniles, mientras que 22 venían de procesos anteriores.

La campaña que terminó con los uruguayos en segundo lugar de las Clasificatorias Sudamericanas con 31 puntos y 12 goles a favor (el mejor rendimiento del elenco oriental bajo el actual formato), terminó con un equipo renovado en mediocampo, aprovechando figuras como Federico Valverde o Nicolás Bentancur, parte del equipo que finalizó cuarto en el Mundial Sub 20 de Corea del Sur, donde otros nombres prometen para el futuro de los ‘charrúas’. Un ejemplo de que una buena planificación puede potenciar a una generación exitosa, algo que en Chile no se ha logrado concretar.

Publicado en: Noticias