lunes 25 diciembre, 2017
  • A
  • A
  • A

Da una mano: Galatasaray quiere salvar y sacar de la calle a Eboué

La difícil situación que vive el marfileño Emmanuel Eboué podría estar viendo la luz. El club que lo fichó en el 2011 salió a su rescate tras varios problemas económicos y familiares que actualmente lo tienen en la quiebra, contratándolo de asistente técnico en la Sub 14.

Emmanuel Eboué la está pasando pésimo, pero podría tener una esperanza de salir adelante. El Galatasaray, donde jugó en el 2011, salió en su ayuda y lo contrató en la institución, pero ya no como jugador, sino como ayudante técnico en la Sub 14 del equipo para sacarlo a flote económicamente.

El jugador de Costa de Marfil hace tiempo viene mal. El 2016 la FIFA lo sancionó por no pagarle a su agente dejándolo un año fuera de las canchas, lo que le trajo varios problemas anímicos para su vida personal. En todo momento su mala decisión la atribuyó a malos asesoramientos económicos en su vida.

«Después de todo lo que he pasado miro hacia atrás y pienso: ‘Eres un ingenuo. ¿Por qué no pensaste eso mejor?’ Los problemas con la FIFA vinieron por culpa de personas que me asesoraron y gente a la que supuestamente le importaba, pero por su culpa me multaron a mí», mencionó en aquella oportunidad.

Hoy, su situación no ha mejorado. Se divorció con su esposa y no logró levantar cabeza de lo acontecido. La sentencia en el juicio lo hizo perder casi todos sus bienes y tuvo que ceder su mansión a su ex mujer. Esto lo llevó quebrar económicamente al punto de no tener para comer y tener que vivir de allegado en distintos lugares. Además, huyó de la policía para no cumplir con el trato y tras no pagarle a varios arrendatarios de las piezas en que se quedaba por no tener ningún peso para hacerlo.

«No puedo pagar el dinero de un abogado. Es mi propia casa. Sufrí para comprarla y ahora estoy asustado. No voy a vender mi ropa o lo que tenga y lucharé hasta el final porque no es justo. Esto es muy duro. El dinero que gané lo envié a mi esposa para nuestros hijos. En Turquía gané ocho millones de euros y envié siete a casa», dijo al Mirror.

Actualmente vive de manera intermitente en la casa de una amiga en Londres y en una casa que también debe entregarle a su ex pareja. A la revista afirmó que cuando se queda donde su amiga duerme en un colchón en el living y que esta situación le da vergüenza, ya que sabe que sus ex compañeros de equipos tienen vidas totalmente distintas a la de él. «Cuando veo a Henry me pongo alegre por él, pero a la vez me avergüenzo por mi situación. Cuando veo a mis ex compañeros por televisión pienso que yo debería estar allí con ellos», indico.

El jugador lleva desde junio sin ver a ninguno de tres sus hijos y, además, ha sufrido la muerte de su abuelo, quien lo crió, y su hermano, quien falleció en un accidente automovilístico.

Tras su paso por el Arsenal, entre el 2004 y 2011, su vida llegó a Turquía donde jugó en el Galatasaray, quien hoy le ofrece ayuda contratándolo en las divisiones inferiores para sacarlo del martirio que está pasando actualmente y devolverle la vida que, en algún momento, lo tuvo en la cima.

Publicado en: Noticias
Jugadores relacionados: » Emmanuel Eboué