viernes 25 octubre, 2019
  • A
  • A
  • A

Fútbol y política de la mano: De Colo Colo ’73 al no saludo de Bielsa

El estallido social en Chile ha hecho que distintas voces dentro del fútbol criollo se alzaran en favor de las demandas de la ciudadanía y tomen parte en las movilizaciones. Las veces en que el balompié y política se han cruzado en nuestra tierra no son pocas.

Luis Márquez G.

Desde el pasado jueves 17/10, el país ha estado sumergido en un periodo de agitación social como nunca antes visto en la historia. Inicialmente los estudiantes secundarios evadieron pagar el metro como forma de protesta ante el alza de $30 anunciado días antes. Más tarde, gran parte de la ciudadanía se volcó a las calles a exigir mejores salarios, pensiones dignas y una nueva Constitución, entre un sinfín de demandas postergadas por 30 años a la sociedad chilena.

Es innegable que el aire que respira Chile por estos días es diferente. Y el fútbol, como otras tantas actividades, se ha visto menoscabado. Sin embargo, distintas voces y jugadores del medio local e internacional, han mostrado su empatía hacia las demandas ciudadanas.

Aquel deporte que siempre se ha visto como transversal y unitario, en otras palabras, despolitizado. Hoy toma parte dentro del movimiento social que ruge por el país estos días. Aquí, un breve repaso de la relación entre fútbol y política en nuestras canchas.

– COLO COLO ‘73: EL EQUIPO QUE RETRASÓ EL GOLPE
Dirigido por Luis ‘El Zorro’ Álamos y encabezado por emblemas como Francisco ‘Chamaco’ Valdés y Carlos Humberto Caszely, fue el primer equipo del país en llegar a una final de Copa Libertadores y concitar el apoyo de todo un pueblo, sobre todo en el contexto previo al golpe de Estado (sept. 1973).ColoColo_1973

Se dice que ese Colo Colo fue “El equipo que retrasó el golpe”, tal como el nombre del libro escrito por Luis Urrutia O’Nell (‘Chomsky’) y que recoge ese momento entre fútbol y la sociedad chilena:

 “(Colo Colo ’73) Era lo único que mantenía unido al país. Se lo dijo el propio presidente Allende a los jugadores. Luis Álamos cuenta que antes de los partidos importantes, el presidente lo llamaba y le decía ‘ojalá ganen para mantener unido al país’” (El Mostrador, 2013).

En junio del ‘73, el equipo popular perdió la final. Días después el Ejército realizó el ‘tanquetazo’, la antesala del golpe de Estado. Al respecto, ‘Chomsky’ recalcó que “no había forma de impedir el golpe, tras la eliminación viene el ‘tanquetazo’. Después una especie de ‘veranito de San Juan’ porque Colo Colo se viste de selección para enfrentar a Perú y definir quién va al Mundial del ’74. Chile clasificó al Repechaje tras un tercer partido en agosto en Montevideo. Y en septiembre es el golpe”.

– «EL PARTIDO FANTASMA»
El 21 de septiembre de 1973 ocurrió uno de los hechos más insólitos en la historia de nuestro balompié. En ese entonces, Chile -que ya se encontraba bajo la dictadura de Augusto Pinochet- definió su clasificación al Mundial de Alemania 1974 mediante un repechaje intercontinental Conmebol-UEFA ante la Unión Soviética.

Debido a las profundas diferencias políticas con el régimen impuesto en Chile y en forma de protesta por las violaciones a los Derechos Humanos que también cometían los agentes del Estado por esos días, es que la URRS decidió no asistir al duelo frente a la ‘Roja’.Partido Fantasma_Chile_1973

El desenlace: La Selección salió a la cancha del Nacional sin tener rival enfrente, a instrucción del Régimen Militar. Y ante unas 15 mil personas que llegaron hasta el recinto de Ñuñoa, Francisco ‘Chamaco’ Valdés marcó el tanto de la victoria a un arco vacío.

En ese mismo momento, el reducto deportivo era usado como centro de detención y tortura por los agentes del régimen y el Ejército de Chile. Anteriormente, se había jugado el partido de ida en la Unión Soviética, con un empate en el marcador, en «El partido de los valientes», como lo bautizó en su libro homónimo el periodista Axel Pickett.

Finalmente, Chile clasificó a Alemania ’74 pero para algunos, como el propio ‘Chamaco Valdés’, fue «el momento más vergonzoso que me tocó vivir en el fútbol».

– CARLOS CASZELY Y LA CAMPAÑA DEL ‘NO’
Conocida a estas alturas es la posición política de Carlos Caszely. Sin embargo, en 1988, durante la campaña del Plebiscito del No, era distinto. Y es que en primer lugar, se rumoreó con un supuesto desaire de Caszely al dictador Augusto Pinochet, en una visita oficial de la delegación a La Moneda  por la Selección del Mundial de España 82’.

No obstante, y para la sorpresa de muchos que pensaban que no intervendría, ‘El rey del metro cuadrado’ apareció acompañando a su madre, Olga Garrido, quien dio su testimonio como detenida y torturada del régimen y con Caszely, su hijo, llamando a votar por el No tras el testimonio de su progenitora.

– LA MANO DE BIELSA
Marcelo Bielsa es sin lugar a dudas uno de los personajes más influyentes dentro de la historia del fútbol reciente en nuestro país. El ‘Loco’ llegó en agosto de 2007 a hacerse cargo de la Selección y estuvo hasta enero del 2011, cuando asumió en la ANFP Sergio Jadue, en lugar del impedido Jorge Segovia. El ‘Loco’ acusó serias y profundas diferencias con la nueva dirigencia.Bielsa_Chile_agradece_2010

Aquel no fue el único careo de Bielsa a la autoridad. Tras el paso por el Mundial de Sudáfrica 2010, la ‘Roja’ visitó La Moneda invitados por el Presidente de la República, el derechista Sebastián Piñera. Anteriormente, Bielsa había mostrado abierta simpatía con la anterior Presidenta, la socialista Michelle Bachelet.

Al ingreso, Piñera saludó uno a uno a los integrantes del plantel y cuerpo técnico presentes. Cuando llegó el momento del rosarino, este esquivó la mano del Presidente y ante la insistencia de Piñera, accedió.

Al consultársele por lo ocurrido, el actual DT de Leeds explicó: “Un Presidente, cuando invita públicamente, desde mi humilde punto de vista, convierte una invitación en una obligación, u obliga al que recibió la invitación a actuar descortesmente si elige rechazar la invitación”.

Casos como estos se repiten en la historia del fútbol en todo el mundo, donde se mezcló el balompié con la política. Mussolini en Italia, Hitler en Alemania, Videla en Argentina o Sócrates en Brasil y el movimiento ‘Democracia Corinthiana’. Lo que confirma que el deporte, y el fútbol en este caso, también es visto como una herramienta de presión y poder.

Publicado en: Noticias