Miércoles 20 noviembre, 2019
  • A
  • A
  • A

Copa Chile 1974: Cuando se jugó en un país quebrado y en dictadura

Tras el Golpe de Estado perpetrado en septiembre de 1973, la Asociación Central de Fútbol mantuvo suspendido el campeonato por 34 días. Pero en una medida resistida por los clubes, determinó jugar el '74 la Copa Chile ¿El resultado? El torneo con menos público en la historia.

Por Luis Márquez Gómez

A 33 días del estallido social que atraviesa nuestro país, la ANFP anunció el retorno del Campeonato Nacional. Apoyados por los clubes y el Sindicato de Futbolistas Profesionales (Sifup), la competición se reanudará en un ambiente enrarecido y de polarización nacional.

Por una parte, diversas instituciones -como la propia ANFP- han condenado las violaciones a los DD.HH. cometidas por agentes del Estado (Carabineros de Chile y Ejército). La violencia también ha ensuciado las manifestaciones ciudadanas. Pero por otra parte, se ha insistido en volver a la ‘normalidad’ cuando el caos sigue en las calles de todo el país, mientras las hinchadas han llamado a no asistir a los estadios. Las más radicales, han convocado a ‘boicotear’ el reinicio del torneo, que se encuentra a pocas fechas de definirse.

En un ambiente encrispado, bien vale la pena comparar cómo el fútbol hizo frente a otra difícil realidad. El siguiente es un repaso por la célebre Copa Chile del ’74 al inicio de la dictadura. Realizada en un contexto social que, ni medianamente cerca a lo que vivimos en el país este 2019, no permitía la celebración de eventos de gran magnitud, ya sea por falta de seguridad, público o empatía con la situación que atravesaba el pueblo chileno. Pueblo, que a la postre, es quien vive y se desvive por el ‘Deporte Rey’.

– 34 DÍAS DE ‘PARA’ Y UNIÓN CAMPEÓN

Plantel Unión Española ’73. Foto: Revista Estadio.

La cosa fue así: En 1973, tras el Colo Colo finalista de la Copa Libertadores, la fecha clasificatoria con Perú y el posterior Golpe de Estado, el fútbol se paralizó por 34 días. Sin embargo, debido a la fuerte represión que ejerció el Régimen de Pinochet, el fútbol volvió rápidamente al ejercicio como muchas otras actividades productivas a lo largo del país para transmitir ‘normalidad’.

El 2 de febrero del ’74 Unión Española se coronó campeón del Campeonato Nacional, con Guillermo Yávar como goleador (21) e insignes como Leopoldo Vallejos, Jorge Toro y Honorino Landa, entre otros grandes, dentro de las filas hispanas. Todos, dirigidos por Luis Santibáñez.

Con miras al campeonato venidero, la ACF había programado el inicio del mismo para septiembre de 1974. Debido a que la Selección debía preparar su participación en el Mundial de ese mismo año, lo que obligaba a los equipos a permanecer más de 6 meses sin fútbol. Por lo que aquello dejaría a la mayoría de los clubes que no contaban con solvencia económica, en la bancarrota.

Estadio nacional 1973. Foto: Diario El Mundo.

Estadio Nacional, 1973. Foto: Diario El Mundo.

– UN PAÍS QUEBRADO

Año 1974. La dictadura de Augusto Pinochet atravesaba los momentos más sanguinarios desde que los militares se tomaron el poder. El Estadio Nacional, era usado como centro de detención y torturas por parte de las fuerzas represivas del Estado. Miles de personas vieron cómo sus vidas cambiaron para siempre y el temor dentro de la población se acrecentaba día tras día a medida que se conocían las atrocidades cometidas por el Régimen.

En ese contexto fue que se desarrolló uno de los torneos más tristes de la historia de nuestro fútbol: La Copa Chile (1974).

– LA COPA CHILE: EL ‘SALVAVIDAS’

Para subsanar la inactividad de cerca de seis meses a la que debían someterse los equipos, la Asociación Central decidió ‘revivir’ un viejo torneo: La Copa Chile (1974). Luego de 18 años, y ante la contingencia de no tener programación para los meses previos a septiembre del ’74, la ACF envió una circular a los clubes informando que en marzo de ese año se daría inicio a dicho torneo “con el objeto de evitar un receso, peligroso en lo económico para los clubes, con motivo de la preparación de la Selección Nacional para el Campeonato Mundial (Alemania 1974)”, rezaba el documento.

Extracto Revista Estadio, 1974.

Extracto Revista Estadio, 1974.

La competición se organizó teniendo en cuenta a los 32 clubes de la Primera y Segunda División, por lo que se extendería por seis meses.

Sin embargo, la motivación deportiva fue algo menos que mínima: La ACF determinó que el ganador de dicho campeonato debería jugar una llave definitoria con el segundo lugar del Campeonato Nacional para definir un cupo para la Copa Libertadores del año siguiente.

Como era de esperarse, los clubes vieron con malos ojos esta ‘motivación’ deportiva y usaron a la Copa Chile como centro de pruebas para nuevos jugadores, juveniles y sistemas de juego.

En la misma línea, el público, que en esa época era la misma población perseguida y torturada por el Régimen de Pinochet, no respondió y las gradas permanecieron “gélidas y vacías” en la gran mayoría de los duelos, informaba Revista Estadio en ese año.

Muchos partidos se jugaron con menos de mil espectadores y las reuniones dobles, que eran los platos fuertes de la programación, no lograron concitar a los fanáticos como lo hicieron durante años anteriores.

“La Copa Chile no ha despertado mayor interés en Viña y creen los directivos del club (Everton) que no es ningún aliciente económico, por no tener otro carácter que el de amistoso. Como el público no responde sino cuando están en juego los puntos oficiales no se cree en grandes recaudaciones. De ahí que Aldo Caimi (presidente de Everton en 1974) piense que este torneo lo afrontarán con un equipo de gente joven”, escribió Revista Estadio.

– ESTADIOS VACÍOS Y UNA COPA INFAME

CopaChile1

Extracto Revista Estadio, 1974.

Entre el triste anecdotario de esta competición, Revista Estadio dio cuentas que la asistencia de público para la tercera fecha de la Copa fue la siguiente: “En San Antonio, 331 pagaron para ver al cuadro local (SAU) ante el campeón del fútbol chileno (Unión Española); en San Eugenio, para ver a la ‘U’ ante los dueños de casa, llegaron 540; en el Estadio Nacional 2.203 para una doble jornada en donde actuaba Colo Colo.

Y lo más triste: Cinco minutos antes de que comenzara el partido de Magallanes con Santiago Morning había en el estadio OCHENTA Y CUATRO personas, de las cuales 35 eran carabineros de servicio. Fue tragicómico ver el saludo de los equipos a un público que ‘no estaba’”.

Finalmente, y ante las quejas y solicitudes para terminar la Copa Chile de manera anticipada, fue Colo Colo quien terminó quedándose con el torneo al vencer a Santiago Wanderers por 3-0.

Sin embargo, aquella Copa Chile sentaría las bases en cuanto a la disminución de asistencia al estadio en los años venideros. Las desprolijidades en la manera en que esta fue organizada y ejecutada, terminaron por vencer a los hinchas que acudían a alentar a sus equipos. Y quizás, la poca empatía de parte de la ACF (hoy refundada en la ANFP) al organizar un torneo entre balas y represión, demostró que los intereses de quienes dirigen el fútbol no son siempre los mismos de la población.

Publicado en: Noticias
Jugadores relacionados: » JUGADORES