martes 04 julio, 2017
  • A
  • A
  • A

El secreto alemán: Un proyecto basado en la necesidad de triunfos

La 'Mannschaft' se proclamó campeona de la Copa Confederaciones y sigue consiguiendo títulos en su exitosa historia deportiva. Sin embargo, para ello, el actual monarca del mundo debió atravesar por un largo proceso que lo trajera de vuelta al estatus de potencia mundial.

Por Agustín Villaseca Araos

Luego de conseguir el título de campeón en la Copa Confederaciones ante Chile, Alemania mantiene su categoría como la mejor selección del mundo. Los ‘teutones’ enfrentaron el torneo con un equipo plagado de jugadores jóvenes, apuntados a ser el recambio inmediato de las figuras que consiguieron el pasado Mundial en Brasil 2014. Es un privilegio que actualmente los ‘germanos’ se pueden dar, tras la irrupción de un proyecto deportivo gestionado por la Federación de Fútbol del país europeo.

Desde que alzó el título del mundo en Italia 90′, la ‘Mannschaft’ sufrió un largo periodo de altibajos deportivos a nivel Selección. En el Mundial de Estados Unidos 1994, el equipo comandado por Lothar Matthaus perdió en cuartos de final contra Bulgaria, y pese a que el combinado germano ganó la Eurocopa de 1996 en Inglaterra, en la cita planetaria de Francia 98′ volvió a masticar la derrota, cuando cayó en cuartos de final ante Croacia.  Alemania_Croacia_Francia1998_Getty

Sin embargo, el campeonato que acabó con la paciencia de los dirigentes de la Federación alemana (DFB), fue la Eurocopa del 2000 de Holanda y Bélgica. El equipo dirigido por Erich Ribbeck, con un promedio de edad de 30 años, terminó último en el grupo sin ningún partido ganado. Empató 1-1 con Rumania, perdió 1-0 ante Inglaterra y se despidió del certamen sufriendo una goleada 3-0 ante Portugal. El equipo capitaneado por Oliver Bierhoff culminó penúltimo en el tablero global, por lo cual era tiempo para cambios.

Así, el ente rector del tetracampeón del mundo, junto a los clubes, llegaron a la conclusión en que existía la necesidad de una reestructuración en las bases de su fútbol. Para ello, como primera medida, comprometieron a los 36 equipos -entre la Primera y Segunda División que conforman la Bundesliga- para crear academias de formación de futbolistas.

En 2002 en medio de la implementación del proyecto, el equipo dirigido por Rudi Völler, alcanzó la final del Mundial de Corea-Japón ante Brasil. Allí, afrontaron el torneo con su viejo modelo de juego, cayendo derrotados ante la ‘Verdeamarelha’, que de paso consiguió su pentacampeonato mundial, tras imponerse 2-0. Sin embargo, los cambios en las inferiores de lo equipos germanos ya estaban comenzando. 

LOS OBJETIVOS DEL PLAN ALEMÁN

En 2005, la Federación alemana dio el puntapié inicial del esperado proyecto, el cual consistía en un programa de desarrollo de talentos que buscaba identificar promesas y educarlas. La primera medida fue potenciar las inferiores de los clubes de Primera y Segunda División, prohibiendo a cualquier escuadra que no invirtiera en las divisiones de base, participar en la Bundesliga, mientras que la segunda medida fue la formación de los entrenadores.

El foco apuntó a imitar lo que se realizaba en Francia y España, los cuales eran los países dominadores en las categorías juveniles. Desde entonces, se puso énfasis en la capacidad de captación y formación de talentos, además del desarrollo de sus habilidades técnicas. Todo esto, por sobre la potencia física, una de las principales características del fútbol alemán hasta ese entonces.

Las etapas de formación fueron consideradas como las más importantes, pues se comenzó a trabajar con niños de entre 6 y 7 años, acompañando todo su proceso evolutivo, hasta cerca de los 21 años. Para ese entonces, el jugador debía seguir un proceso progresivo que iniciaba en los clubes locales y aficionados, pasan por la tercera y segunda categoría hasta ascender a la Bundesliga.

Lahm_Gotze_Reus_Alemania_Getty

Algunos de futbolistas referentes y que realizaron dicho proceso fueron Bastian Schweinsteiger, Mario Götze, Marco Reus, Julian Draxler, André Schürrle, Thomas Müller, Philipp Lahm, Manuel Neuer, Sami Khedira, Lukas Podolski y Mesut Özil.

Además, las categorías menores de la ‘Mannschaft’ y la mayoría de los equipos se comprometieron a jugar como el primer equipo de su país, con el objetivo de desarrollar un biotipo de jugador característico para cada posición y mantener la esencia del juego de la Selección absoluta.

ALEMANIA SUB 19 Y UN TÍTULO TRAS 24 AÑOS

Desde 1984 que Alemania no alzaba un título en categorías inferiores, pero la historia se rompió en 2008, cuando a partir de las escuelas de élite, la Sub 19 alcanzó la copa del torneo Europeo en la República Checa. Pero eso no fue todo, pues al año siguiente se consagrarían campeones en el Europeo Sub 17 y la Eurocopa Sub 21 de Suecia.

Allí, de la mano de Horst Hrubesch -considerado como el técnico del cambio- brillaron figuras de la talla de Neuer, Boateng, Höwedes, Hummels, Khedira y Özil, entre otros. Todos jugadores que, en su mayoría, dieron el salto a la categoría adulta y fueron parte del Mundial 2010, alzando posteriormente el título en Brasil 2014.

Borussia Dortmund_Bayern Munich_final_Champions2013_Getty

Otro hito que evidenció los exitosos resultados del proyecto para el fútbol alemán, fue la final de la Champions League en 2013. Esta fue disputada entre Bayern Múnich y Borussia Dortmund, con 26 jugadores -entre ambos equipos- que eran producto de dichas academias. Un hecho que plasmó en todos los sentidos la ideología del proyecto: crecer con jugadores formados en los propios clubes y no a partir de compras en el extranjero.

Esta nueva era también significó cambios en el ámbito social, pues gran parte de los jugadores que actualmente visten la camiseta del seleccionado alemán, tienen raíces foráneas. Es el caso de Sami Khedira (Túnez), Jerome Boateng (Ghana), Ilkay Gundogan y Mesut Özil -ambos turcos-, entre otros, siendo algo inesperado para lo ocurrido en generaciones anteriores, cuando Brehme, Matthäus, Völler y Klinsmann representaban la idiosincrasia del país europeo.

Alemania_Campeon_Brasil2014_Getty

Sin embargo, el apogeo máximo del desarrollo de este nuevo fútbol llegó con el título de campeones alzado hace tres años, en donde se impusieron de manera arrolladora en semifinales ante Brasil-con el recordado 7-1- y vencieron en la final a Argentina por la cuenta mínima. Fue un logro que fue alcanzado en gran parte a la inversión que se realizó a partir de 2002 y que para el pasado Mundial era cercana a los 715 millos de euros.

El mismo 2014, en el Europeo Sub 19, disputado en Hungría, los ‘teutones’ levantaron su tercer trofeo de la categoría al derrotar por 1-0 a Portugal. El equipo estaba comandado por Joshua Kimmich y Julian Brandt, ambos jugadores que campeonaron frente a la ‘Roja’ y que asoman como alternativas inmediatas para Joachim Löw.

El buen pasar de los europeos pareciera tener un futuro asegurado por varios años más, pues sólo un par de días antes que el equipo de Julian Draxler y compañía levantara el trofeo de Rusia 2017, la Sub 21 alzó su segundo campeonato Europeo de la categoría, tras vencer 1-0 a España, con gol de uno de los ya sindicados jugadores alemanes del futuro: Mitchell Weiser.

LA PRÓXIMA ‘UNIVERSIDAD DEL FÚTBOL’ EN FRANKFURT

Con la idea de seguir cosechando éxitos deportivos, la Federación Alemana ya está trabajando en un nuevo proyecto que les permita seguir manteniéndose en la cúspide el fútbol mundial. Se trata de la Academia DFB, llamada a ser el corazón y el cerebro del fútbol germano. Sus instalaciones serán el hogar de la selección nacional y se trabajará en los aspectos deportivos, administrativos, logísticos y estratégicos.

El proyecto se desarrollará en Franfkurt -donde el organismo tiene sus oficinas administrativas- y que por 50 millones de euros, construirá un centro de alto rendimiento con la más moderna dotación. La idea es mejorar la condición física de los jugadores, donde cada uno tendrá la posibilidad de ser acompañado por profesionales de diferentes campos.

La Academia, además, es considerada una ‘universidad del fútbol’, pues se capacitará a los entrenadores de la Bundesliga, se impartirán los cursos de formación y actualización a los árbitros, se debatirán en seminarios y distintos eventos educativos las novedades tácticas y estratégicas del fútbol internacional y la forma de asimilar esas enseñanzas a nivel local.

ÓSCAR TABÁREZ Y EL PROYECTO ‘CHARRÚA’ EN SUDAMÉRICA 

Uruguay_penales_Getty

Así como ocurre en Europa con Alemania, el exitoso pasar de la selección uruguaya, comandada por Óscar Washington Tabárez, tampoco es casualidad. Sin embargo, al igual que los germanos, la revolución en los ‘charrúas’ fue producto de una caída deportiva, cuando en 2006 los sudamericanos quedaron fuera del Mundial de Alemania 2006, tras disputar el repechaje ante Australia y caer en los lanzamientos penales.

La necesidad de volver a ser protagonista tras ese fracaso, surgió como una necesidad obligada para la exitosa historia deportiva de la ‘Celeste’. Para ello, el ex entrenador de Boca Juniors asumió hace once años el rol de devolver a la Selección dos veces campeona del mundo al sitial que se merecía, y lo hizo, trabajando en sus bases.

El proyecto llevado a cabo se inició con cambios de entrenadores en las divisiones inferiores e instruir técnicos que siempre compartieran su misma línea de trabajo. La idea fue educar a los más jóvenes con el objetivo de no sólo conseguir logros, sino también nutrir a largo plazo a la selección mayor.

Como antecedente, desde 2007, Uruguay jugó siete de los ocho mundiales Sub 17 y Sub 20 y en dos de ellos fueron subcampeones de la categoría. De allí, han surgido varios nombres que han logrado integrarse de manera exitosa a la adulta. Luis Suárez, Edinson Cavani, Nicolás Lodeiro, Abel Hernández y José María Giménez son algunos ejemplos.

Uruguay_Campeon_Copa_America_2011_Getty

El objetivo del ‘Maestro’ se ha cumplido con creces, pues logró clasificar a las últimas dos citas planetarias. En Sudáfrica 2010 , el cuadro comandado por Diego Forlán cumplió una espectacular presentación y alcanzó el cuarto lugar del certamen, mientras que en Brasil, llegó a octavos, tras perder ante Colombia. Eso sí, el broche de oro alcanzado de la mano del entrenador de 70 años – en su segundo periodo al mando del seleccionado ‘celeste’- fue en la Copa América de Argentina 2011, cuando se coronaron campeones y alzaron el  trofeo número 15 a nivel continental.

El recambio para los orientales pareciera ir por buen camino, pues su último logro fue en febrero de este año, cuando la Selección adiestrada por Fabián Coito se proclamó campeón del Sudamericano Sub 20 realizado en Ecuador, aunque en el Mundial Sub 20 de Corea del Sur, no pudo refrendar su condición de favorita, y perdió en semifinales ante Venezuela. En la definición por el tercer lugar también cedió ante Italia, finalizando su participación en el cuarto puesto por tercera vez en la historia.

Publicado en: Noticias