Lunes 02 diciembre, 2019
  • A
  • A
  • A

St. Pauli: Un club admirado en todo el mundo por su clara ideología

StPauli_Hinchas_bandera_0

El estallido social de Chile hizo que los clubes se unieran por las demandas ciudadanas y en las protestas, por eso sus banderas aparecieron en las marchas, lo mismo que los emblemas del St. Pauli, un club de tinte izquierdista, antifascista, antirracista, antihomofóbico y antisexista.

Por Rodrigo Guajardo Baeza | @Guaja_

Fútbol y política han ido siempre de la mano. Y eso se refleja en el Chile del 2019. El estallido social que vive el país no ha sido ajeno al mundo del balompié. Por un lado, jugadores y clubes dejaron atrás su habitual renuencia a manifestar opiniones e hicieron sentir su voz. Por el otro, las barras de los clubes han sido activos participantes en las manifestaciones a lo largo del país.

StPauli_Hinchas_bandera_2Y lo que más ha llamado la atención es que los forofos han mostrado en conjunto su respaldo a las demandas ciudadanas, con lo que dejaron atrás sus históricas rivalidades.

Por eso, no fue extraño ver banderas de los distintos equipos en las marchas. Pero también se coló un emblema extranjero, que se ha repetido en diversas protestas alrededor del mundo: la del St. Pauli.

El cuadro alemán es el fiel ejemplo de como los clubes terminan siendo catalizadores de los conflictos sociales y verdaderos agentes políticos.

Un club que más allá de sólo el buscar ganar, tienen en sus seguidores la prioridad de hacer sentir su ideología de izquierda, donde los hinchas del elenco de Hamburgo se definen como antifascistas, antirracistas, antihomofóbicos y antisexistas.

FANATISMO A PRUEBA DE TODO
Fundado en 1910, el St. Pauli no es un club admirado por tener un sinnúmero de éxitos en la cancha, sino que su fortaleza está fuera de la cancha y en lo que representa. Con fanáticos en todo el mundo, el equipo que milita en la segunda división de la Bundesliga trasciende más allá de su estadio Millerntor.

StPauli_Hinchas_banderaEl club se estrenó en la Bundesliga recién en 1977 y se transformó en un equipo ‘ascensor’. La última vez que pasó por la serie de honor fue en 2011. Pero eso no amaina a los hinchas de un club progresista, antiviolencia, que busca aunar a todo el mundo y abrazar a los excluidos de la sociedad.

En la década de los ’80 se comenzó a forjar esta identidad, con la presencia de punks, anarquistas e indigentes en sus tribunas, ya que encontraron en el cuadro ‘pirata’ al mejor refugio.

Y el racismo no se toleró para nadie en el conjunto hamburgués. Por ello, se expulsaron a aquellos que no lo entendieron. El antifascismo se transformó en una pilar de lucha. Y eso llevó a que en los ’90 se modificaran los estatutos para establecer una política de club antirracista y antihomofóbica.

También se hizo sin temor el respaldo a la comunidad LGTB, que no se quedó sólo en palabras, sino que se reflejó con la presidencia del activista Corny Littmann al inicio de los 2000.StPauli_Hinchas_bandera_1

Los hinchas del equipo se describen también como anticapitalistas y son activos gestores de campañas sociales, tal como los torneos contra el racismo y el mundial de las selecciones no reconocidas por la FIFA.

En su cancha, los ‘piratas’ lucen banderas de calaveras con una cruz de huesos, otras con el repudio a las esvásticas y las con la imagen del Che Guevara.

Además, son habituales las pancartas de bienvenida para los refugiados, inmigrantes y leyendas contra la extrema derecha. Y eso los pone en a vereda totalmente opuesta al Hansa Rostock, quien se transformó en su archirrival por posición ideológica.

Por todo eso el St. Pauli se transformó en un club que es respetado en todo el mundo y sus símbolos se lucen en diversas manifestaciones sociales, donde los emblemas ‘piratas’ nunca están ausentes.

Galería de imágenes

Publicado en: Galerías