martes 07 agosto, 2018
  • A
  • A
  • A

La Holanda de Michels tiñó de naranja a toda Europa en 1988

La escuadra integrada por figuras como Ronald Koeman, Frank Rijkaard, Ruud Gullit y Marco van Basten acabó con la mala racha de finales perdidas por la 'Oranje', yendo de menos a más y ganando la Euro de Alemania. Ahora, 30 años después, en Prensafútbol recordamos su campaña.

Por Cristóbal del Campo H. | @chrsvandevelde

En el fútbol se viven buenos y malos momentos, en los cuales ni los mejores equipos se salvan. Así ocurre actualmente con la selección de los Países Bajos, que tras formar parte del podio de Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, no pudo estar presente en la Eurocopa de 2016 ni en el Mundial de Rusia 2018. Pero todo fue muy distinto hace 30 años.

La ‘Oranje’ hizo historia hace tres décadas, tras conquistar su primer título oficial, como lo fue la Euro de Alemania Federal 1988. La escuadra dirigida por Rinus Michels -DT en el Mundial de 1974 e impulsor del mítico ‘fútbol total’- dejó atrás los esquivos años sin poder alzar una copa, de la mano de jugadores de la talla de Marco van Basten, Ruud Gullit y Frank Rijkaard. Así, en Memorias de Prensafútbol repasamos la gran campaña de los ‘tulipanes’.

– EL COMIENZO NO FUE EL MEJOR
Holanda formaba parte del grupo B, junto a la Unión Soviética, Irlanda e Inglaterra, siendo la URSS su primer rival. Sin embargo, el debut no fue el mejor, puesto que fueron los euroasiáticos los que se impusieron en Colonia. Fue un ajustado 1-0 de Vasiliy Rats el que le aguó la fiesta a la ‘Oranje’, que iba a terminar ‘vengándose’ de la mejor forma.

– VAN BASTEN SE LUCIÓ ANTE INGLATERRA
El cuadro de los Países Bajos estaba obligado a ganar, si es que quería mantener la esperanza de avanzar a semifinales. Y en ese momento, aparecieron sus principales figuras, pero uno en especial fue el que destacó. Se trata de Marco van Basten, quien venía de ganar la Serie A con el Milan en su primera temporada.

Así, en medio de un duelo magistral ante los ‘Three Lions’, el nacido en Utrecht se matriculó con los tres tantos del inapelable triunfo por 3-1 conseguido en Düsseldorf y las chances de clasificar seguían intactas.

Gullit_Holanda_Euro_1988_Getty– HOLANDA SUFRIÓ PERO CLASIFICÓ
Luego de haber superado claramente a Inglaterra en la segunda fecha del grupo B, la ‘Oranje’ debía pelear palmo a palmo el paso a semifinales con la República de Irlanda, que venía de vencer en el debut a los ingleses y de igualar con la URSS.

Los dirigidos por Rinus Michels enfrentaban su primera ‘final’ en la Eurocopa, y a pesar de no poder estar lo suficientemente finos para marcar mayores diferencias con sus rivales, un solitario tanto de Wim Kieft -que contó con algo de suerte- bastó para sellar el paso a semifinales, teniendo que enfrentar a nada menos que al anfitrión.

– LA ‘ORANJE’ DIO EL GRAN GOLPE ANTE EL ANFITRIÓN
La selección holandesa venía de lograr una angustiosa clasificación a la siguiente fase, teniendo que enfrentar a la Alemania Federal en el Volksparkstadion de Hamburgo. Y pese a que el panorama se complicó en un principio, otra vez apareció la figura de Alemania_Holanda_Van_Basten_Euro_1988_GettyVan Basten.

A los 55′, una falta penal de Frank Rijkaard fue canjeada por gol por el legendario Lothar Matthäus y parecía que los germanos nuevamente iban a arruinar los planes de Michels -como la final del Mundial de 1974-, pero a los 74′, el formado en Ajax cayó en el área, siendo Ronald Koeman el encargado de poner el tanto del empate.

Finalmente, cuando sólo faltaban dos minutos para que se cumpliera el tiempo reglamentario, un pase en profundidad de los ‘tulipanes’ fue aprovechado por la ‘Garza Real’, quien terminó sentenciando el 2-1 que llevó a su selección a la gran final.

– LA MÍTICA VOLEA DE VAN BASTEN ASEGURÓ EL TÍTULO
La agónica victoria sobre la Alemania Federal le dio otros ánimos a la Holanda de Rinus Michels, pero al frente se encontraba nada menos que su último verdugo: la Unión Soviética. En ese entonces, los naranjas nunca habían conseguido un título de Eurocopa, VanBasten_volea_Holanda_1988pero lo ocurrido en el Olympiastadion de Múnich fue de otro planeta.

El encuentro comenzó igualado, tal como ocurrió en el duelo del debut, pero en ese partido una vez más se vio la jerarquía de sus referentes. El primero fue Ruud Gullit, quien con un certero cabezazo abrió la cuenta a los 32 minutos de juego, dándole cierta tranquilidad a los ‘tulipanes’.

Sin embargo, en el segundo tiempo ocurrió algo increíble. Cuando el reloj marcaba los 54′, Marco van Basten recibió un centro desde la izquierda y le dio al balón con el alma. Fue un remate de primera, la recordada ‘volea imposible’, la que dejó sin respuesta al portero Rinat Dasayev y que aseguró la primera Euro para los Países Bajos. El ‘rey sin corona’ de los 70′ ya era cosa del pasado.

Galería de imágenes

Publicado en: Noticias